3 cambios clave en la realidad post COVID-19

  • 0 Comentarios

Conozca los temas principales que impactarán a los países y organziaciones

Mientras las economías de los países comienzan a reactivarse en mayor o menor medida y bajo estrategias diferentes, vale la pena analizar los impactos derivados de la pandemia que se vislumbran para los individuos, las organizaciones y los gobiernos.

En principio, identificamos 3 temas relevantes que tendrán un gran impacto: las formas de trabajar, la fuerza laboral y el comercio digital.

1. Formas de trabajar

Para los trabajadores de oficinas, la pandemia aceleró la migración al modelo de trabajo remoto. Algunas plataformas digitales de colaboración han tenido incrementos significativos en su uso, como por ejemplo Teams de Microsoft, la cual, según información compartida por Satya Nadella, CEO Global de Microsoft, incrementó su número de usuarios activos diarios de 32 millones a inicios de marzo, a 75 millones para finales de abril. Ahora estos trabajadores enfrentarán el reto de balancear su bienestar y vida personal con las demandas de un modelo siempre conectado en el trabajo.

Para las organizaciones, el reto de medir y mantener la productividad será más relevante que nunca, al tiempo que deberán entrenar a sus equipos directivos y gerenciales sobre el ejercicio del liderazgo en un entorno de interacción virtual.

En cuanto a los gobiernos, éstos deberán proporcionar información constante a empleadores y empleados sobre lineamientos y normativas para estos modelos de trabajo.

2. Fuerza laboral

Mientras que el desempleo ha aumentado significativamente debido a la crisis originada por la pandemia (305 millones de empleos de tiempo completo en el segundo trimestre de 2020, según el estudio “COVID-19 Is Also a Reallocation Shock” del Becker Friedman Institute de la Universidad de Chicago), también es cierto que las habilidades mejor valoradas en la fuerza laboral cambiarán. Con la integración de la tecnología en la vida diaria, las capacidades relacionadas con el mundo digital serán cada vez más apreciadas; en un entorno donde la automatización y la inteligencia artificial serán cada vez más prevalentes, la fuerza laboral requiere adaptarse.

Por su parte, las organizaciones tendrán que incorporar las capacidades digitales en su personal de una manera efectiva, a fin de no ver detenida su transformación digital y mantenerse competitivas en su entorno.

Asimismo, los gobiernos deberán impulsar amplios programas orientados a la actualización de la fuerza laboral con el objeto de evitar la ampliación de las brechas digitales entre la población, y así evitar las consecuencias que esto traería en el ámbito económico y social.

3. Comercio digital

A pesar de que los establecimientos físicos han comenzado su reapertura, al miedo al contagio mantendrá alejada a una porción significativa de la población de los centros comerciales y supermercados. Las compras en línea mantendrán una buena parte del crecimiento que han experimentado durante la pandemia (según el estudio “E-commerce Global Market Report 2020-30: COVID-19 Implications and Growth” de ResearchAndMarkets.com, el crecimiento del comercio electrónico será del 33% con respecto a 2019), en parte por motivos de salud, pero también por su conveniencia y alineación con las nuevas formas de trabajo para los individuos.

Para las organizaciones, el reto de responder a las preferencias de los clientes por los canales digitales implicará el poder balancear las inversiones en el desarrollo de capacidades digitales y logísticas, entre otras, con una rentabilidad adecuada que haga sostenible el negocio en el largo plazo.

Ante esta convivencia de entornos físicos y digitales, los gobiernos deberán asumir responsabilidad por impulsar entornos seguros para los consumidores, emitiendo y haciendo observar las normativas y lineamientos correspondientes.

Es evidente que cada tema presenta retos diferentes para las personas, las organizaciones y los gobiernos, sin embargo, podemos identificar un elemento común a todos ellos: el uso de la tecnología. Ante la inminente necesidad de la transformación digital ¿está preparada su organización para hacer frente a los retos?