5 tipos de pensiones del IMSS

  • 0 Comentarios

El sistema de pensiones es un beneficio al que tienen derecho todos los trabajadores afiliados al IMSS, revisa cuál podrás pedir tú o tu familia si algo te pasa

El sistema de pensiones del IMSS nos asegura que en un futuro tendremos derecho a recibir un ingreso cuando llegue el momento de retirarnos, esta es una prestación importante que una de las cosas de las que depende es de las aportaciones que el Estado realiza a nuestra Afore, por ello es fundamental que los trabajadores estén al pendiente de este beneficio y cómo va aumentando.

En pocas palabras, un sistema de pensiones es un sistema de pagos, aunque como ya mencionamos una parte depende de las aportaciones del Estado, también el trabajador puede realizar aportaciones voluntarias para incrementar el monto de su pensión al terminar su vida laboral, aunque el ahorro voluntario puede significar destinar una cantidad de dinero que tal vez no tenemos de manera regular, al final de cuentas éste se verá reflejado en la pensión.

Recibir una pensión considerable para disfrutar al retirarse tiene muchos beneficios, como asegurar una buena calidad de vida, dejar de preocuparse por los ingresos que se reciben al finalizar la actividad laboral es uno de los mejores provechos que podemos sacarle a los sistemas de pensiones, de los cuales exiten 5 tipos:

1. POR VEJEZ Y POR CESANTÍA EN EDAD AVANZADA

El trabajador puede acceder a esta prestación una vez cumplidos 60 años de edad. Este tipo de pensión tiene diferentes características y requisitos, los cuales dependen del momento en que el trabajador comenzó a cotizar semanas de trabajo en el seguro y el tipo de régimen bajo el que estaba.

Ley del IMSS de 1973 (Régimen de la Ley del Seguro Social 1973): los requisitos para acceder a este tipo de pensión son haber cotizado antes del 1 de julio de 1997, tener 60 años de edad al momento de solicitar la pensión, estar de baja ante el Régimen Obligatorio de la Ley del Seguro Social, tener cuando menos 500 semanas cotizadas ante el IMSS y estar dentro del período de conservación de derechos, que es igual a la cuarta parte del tiempo cubierto por tus cotizaciones semanales, contando desde tu fecha de baja.

2. POR RIESGO DE TRABAJO

Esta aplica en caso de que el trabajador tenga algún accidente o enfermedad relacionada con su trabajo, la cual le asegura tener un ingreso económico en caso de no poder seguir laborando. Si el trabajador fallece la pensión puede otorgarse a sus beneficiarios bajo ciertos requisitos: si es por viudez se entrega al beneficiario el 40% de la pensión del trabajador, por orfandad se entrega el 20% de la pensión para hijos que tengan entre 16 y 25 años y si es para ascendientes (padres del trabajador) se entrega el 20% de la pensión en caso de no existir viuda o huérfanos.

3. POR INVALIDEZ

El IMSS considera esta pensión para trabajadores que tienen un estado físico o mental que le impide realizar labores que le puedan dar acceso a una remuneración, siempre y cuando se trate de una causa directamente relacionada con el trabajo desempeñado. Para acceder a esta pensión un médico legista del  IMSS debe determinar el estado de invalidez que puede ser de dos tipos: parcial o definitiva.

4. POR VIUDEZ

Esta pensión se otorga a los respectivos beneficiarios en caso de que el trabajador fallezca, la Ley del Seguro Social dicta que esta pensión se otorga desde que ocurre el deceso del trabajador pensionado, sin importar el motivo, a su beneficiario directo.

5. POR ORFANDAD

Esta pensión se ortoga a cada uno de los hijos menores de 16 años en caso de que el trabajados haya fallecido. Se tienen que acreditar 150 semanas cotizadas o haber recibido una pensión por riesgo de trabajo o invalidez.

El sistema de pensiones es un beneficio al que tienen derecho todos los trabajadores afiliados al IMSS, por ello es importante realizar ahorros voluntarios siempre que se pueda para incrementar el monto a recibir para asegurar una vejez sin preocupaciones.