Los familiares de un fallecido llevan el cadáver a una aseguradora como prueba de su muerte

  • 0 Comentarios

Sifiso Justice Mholongo, de 46 años, falleció hace dos semanas tras ser atacado en un bar en KwaZulu, una provincia costera de Sudáfrica. La familia reclamó el importe de su seguro de vida – equivalente a unos 2.000 euros–, pero Old Mutual, la agencia responsable, se negó a pagarles argumentando durante más de nueve días “problemas de papeleo”. Para probar su muerte, la viuda y la hermana de Mholongo optaron por una decisión expeditiva: llevar el cadáver a la oficina de la aseguradora.

A principios de esta semana, las dos mujeres se presentaron en el mostrador de una sucursal de la empresa con el cuerpo del difunto metido en una bolsa de plástico. Nthombele Mholongo, viuda del difunto, dijo al portal sudafricano de noticias News24 que sin el dinero del seguro no podían realizar los ritos tribales correspondientes: “Estábamos enojados y frustrados. Solo queríamos asegurarnos de que pudiéramos prepararlo y enterrarlo adecuadamente”.

Tras este incidente, el personal de Old Mutual decidió aceptar la reclamación de los familiares y pagar el seguro de vida, siempre y cuando las mujeres retiraran el cadáver de su oficina. Muzi Hlengwa, portavoz de la de la Asociación Nacional de Practicantes Funerarios, ha anunciado que la organización considera tomar medidas legales contra la aseguradora.