Estas grandes empresas nacieron en un coworking

  • 0 Comentarios
A más de 15 años de su surgimiento, los espacios colaborativos, (lo que hoy conocemos como coworking) han funcionado como el trampolín de muchos nuevos negocios que ahora son muy exitosos.
 
Y es que a través de este tipo de oficinas colaborativas, los emprendedores han logrado crecer sus ideas ya que a través de la interacción con otros compañeros se crean nuevas y más provechosas sociedades.
 
Si bien, el mundo actual atraviesa por una crisis, los emprendedores siguen buscando cómo explotar sus ideas y convertirlas en un exitoso negocio. A continuación, presentamos algunas de las más grandes empresas que acuerdo con Coworkingfy nacieron en espacios de coworking:
 
Instagram
Esta aplicación en la que los usuarios suben fotos y videos, con opción de utilizar filtros y marcos, nació en octubre de 2010 en Dogpatch Labs, en San Francisco, Estados Unidos, de la mano de Kevin Systrom y Mike Krieger
 
Dogpatch Labs es un centro de negocios que apoya el ecosistema de inicio a través de programas de incubación y aceleración, cuenta con eventos educativos y una comunidad tecnológica de más de 500 miembros de más de 100 nuevas empresas.
 
Actualmente Instagram se ha convertido en una de las redes sociales más populares, pues revolucionó la manera de compartir fotos, sus filtros, foco visual y uso intuitivo para subir fotos, la han convertido en una de las redes más atractivas. La empresa fue comprada por Facebook en 2012, por una cantidad de 1,000 millones de dólares, con ganancias que han crecido hasta un 60 por ciento.
 
Uber
El gigante de servicios de transporte privado nació en el coworking The Yard, en Manhattan, Nueva York. La aplicación fue lanzada en el año 2009, de la mano de Travis Kalanick y Garrett Camp.
 
En menos de 10 años pasó de ser una empresa de 60 millones de dólares a una de 50,000 millones de dólares, convirtiéndose en una de las startups más exitosas. Actualmente cuentan con más de 110 millones de usuarios en todo el mundo y está valuada entre los 80 y 90,000 millones de dólares.
 
El coworking The Yard fue fundado por Morris Levy y Richard Beyda, expertos en emprendimiento y bienes raíces quienes se enfocaron en los trabajadores flexibles o empresas que necesitaban espacio pero no podían comprometerse con un contrato de arrendamiento costoso a largo plazo. “Querían ser un destino para los muchos empresarios que querían que la comunidad de Brooklyn a la que llamaban hogar, y el distrito en el que crecieron y en el que ahora viven, también fuera la sede de sus negocios en crecimiento”, indican en su página web.
 
Además de Uber, se unieron a The Yard otros miembros de compañías como, Namely, Blue Apron, Wanderfly y el equipo de redacción detrás de la película ganadora del Oscar Birdman.
 
Spotify
La aplicación sueca comenzó su aventura en los espacios de coworking RocketSpace, en San Francisco, EU y ha sido una de las grandes pioneras en los servicios multiplataforma y de suscripción. Su éxito se debe a la sensación de no disponer de límites musicales ni de tiempo Su aparición en el mercado revolucionó el mundo de la música, para construir lo que hoy es una base de 217 millones de usuarios.
 
Además de Spotify, el espacio de coworking fundado por el emprendedor tecnológico Duncan Logan, ha sido la plataforma de lanzamiento para empresas como Hootsuite. “Brindamos el espacio, los servicios y las comodidades para que las nuevas empresas de alto crecimiento lleven sus tecnologías a nuevas alturas, y la comunidad para generar ideas e innovaciones”, señalan.
 
Empresas consolidadas
Los coworkings no sólo han funcionado para los nuevos emprendedores, también grandes compañías están apostando por el trabajo en este tipo de espacios.
 
Empresas como IBM, Microsoft, Salesforce, Samsung, Starbucks, Pinterest y Facebook, han pasado por la propuesta que ofrece WeWork, debido al gran portafolio de metros cuadrados que ofrece.
 
WeWork se fundó en 2010 con la visión de crear entornos en los que las personas y empresas pudieran reunirse para hacer el mejor trabajo posible. “Desde que abrimos la primera ubicación en Nueva York, crecimos para hoy ser un proveedor internacional de espacios de trabajo, comprometido con ofrecer soluciones flexibles, espacios seguros e inspiradores y experiencias comunitarias incomparables. Hoy en día, repensamos permanentemente cómo el espacio de trabajo puede ayudar a todos, desde los independientes hasta las empresas Fortune 500, a estar más motivados, ser productivos y felices, pues así funciona el mañana”.